Una idea un poco loca… crear un local basado en una cocina que no se puede etiquetar. La puedes probar y la puedes explicar, pero es difícil ponerle una etiqueta. Porque eso es lo que nos gusta. Las cosas, las personas, los sentimientos que son inetiquetables, que son auténticos.

De ahí nuestro nombre “Auto Rosellon”. Un lugar auténtico, un local con más de cincuenta años en el Eixample. Si lo piensas, una antigua casa de piezas de reparación para coches averiados, ahora crea “piezas” para reparar “estómagos maltratados”. Además queríamos recuperar una forma de relacionarse, un estilo de convertir a clientes en conocidos. Lo que siempre había hecho el primer Auto Rosellon.

Creemos que finalmente hemos conseguido hacer esa idea realidad. El alma de un lugar auténtico, el saber hacer de una “casa de comidas” y todo ello en un lugar con personalidad propia.

Esto es, más o menos lo que podemos explicarte sobre nosotros. Aunque. créenos, mejor que contártelo nosotros, es que vengas y “experimentes” tú mismo. Creemos que la cocina es un acto de amor, así que ven y déjate querer. 🙂

Ronit & Rafa